Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 577.82585.88
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Actualidad


Anonimato en redes sociales es terreno fértil para personalidad violenta

Rita Castro Vargas | Miércoles 3 de Julio, 2019

En Costa Rica abundan los entenadores de fútbol, los estrategas políticos, los economistas y los expertos en seguridad. Basta ver los comentarios en redes sociales cuando surge un tema como los mencionados para leer “expertos” opinando.

Sin embargo, la gran mayoría son comentarios groseros y hasta ofensivos en contra de quienes piensan diferente. En otras palabras, las redes, en especial el Facebook se ha convertido en el nuevo circo romano.

¿Por qué cambian las personas detrás de un teclado? Jaffet Salazar de Lemos, docente de UNIBE del Curso de Psicología Laboral, indicó que la era de la transformación digital revolucionó la forma de cómo relacionarnos con los demás.

Las redes sociales y la digitalización han venido a posicionarse como una extensión de las personas y de las actividades que realiza en su cotidianeidad, tanto es así que la brecha entre lo privado y lo público se ha hecho cada vez más estrecha, permitiendo que hasta extraños conozcan su rutina.

“La psicología social plantea que las personas en grupo o bajo el anonimato se comportan  distinto, se sienten más “acompañados” para dar opiniones muchas veces no asertivas, incluso cayendo en agresión pues actúan en masa, no de forma individual. El hecho de estar detrás de un perfil le permite ser más extrovertidos, estar a merced de aprobación mediante likes, a tal punto que para muchos su estado de ánimo está en función de cómo se desenvuelve en redes, su autoestima está determinada por relaciones virtuales”, comentó Melissa Céspedes Arias, psicóloga clínica de Hospital Clínica Bíblica.

Salazar agregó que las relaciones basadas en la digitalización genera en las personas una liberación de inhibiciones para decirle a extraños cosas que no se atreverían a decirles en persona, en este sentido la red empodera y propicia que otros emitan sus comentarios aún cuando estos sean ofensivos.

“En antaño el conflicto o comentarios solía quedar circunscrito a espacios o dominios de menor escala. Con la era de internet se difuminan como la espuma sin escrúpulos y sin detenerse a pensar de manera empática en el otro”, declaró Salazar.

 

 

Consecuencias legales

De acuerdo con el blog puntojuridico.com, el artículo 28 de la Constitución Política dice que nadie puede ser inquietado ni perseguido por la manifestación de sus opiniones ni por acto alguno que no infrinja la ley,  mientras que el 29 garantiza que todos pueden comunicar sus pensamientos de palabra o por escrito y publicarlos sin previa censura, pero serán responsables de los abusos que cometan en el ejercicio de este derecho en los casos y del modo que la ley establezca.

En tanto, el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos, que regula principalmente la libertad de pensamiento y expresión, determinando que en el ejercicio de dicha libertad, la ley debe asegurar el respeto a los derechos y a la reputación de los demás.

Incluso, recordemos que el Código Penal contempla los delitos contra el honor, a saber:

  • Injurias: debe existir el ánimo de ofender, deshonrar o desacreditar, no así cuando, se tratan de bromas, la intención de contar o narrar un hecho, hacer una corrección o ánimo de aconsejar.
  • Difamación: Quien comunique un hecho falso, determinado o indeterminado, que cause o pueda causarle deshonra, descrédito, perjuicio o exponerlo al desprecio; se ofende la dignidad y decoro de las personas.
  • Calumnia: Es una acusación o imputación falsa de un delito.

 

“Los usuarios de estas redes sociales deben tener presente que no están exentos de consecuencias legales por el contenido de sus publicaciones e inclusive por la reproducción en sus “muros” de publicaciones de otras personas que puedan provocar que una persona sienta que su honor se ha visto lastimado. Y es que detrás de una pantalla, un teclado y en Internet, muchos sacan la valentía que la cobardía oculta en la vida real.   Por ende ofender e insultar en redes sociales es un asunto tan serio, que puede culminar en condenatorias judiciales, las cuales ya se han dado”, reza el blog.

En nuestro país hay antecedentes de juicios por este caso. Por ejemplo, Alejandro Trejos Correia interpuso una querella en contra de Erick Sojo Marín, ex candidato a diputado y en febrero de 2015 los Tribunales de Pavas condenó a Sojo al pago de ¢10 millones de multa y 120 días de cárcel.

En 2016, el Tribunal de Apelación acogió un recurso que interpuso la expresidenta Laura Chinchilla Miranda en contra de la sentencia en que un Tribunal de Juicio había eximido de toda culpa a Alberto Rodríguez Baldí por un caso similar.

 

Agregar comentario

Comentarios

Videos

China celebró su 70 aniversario