Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 577.82585.88
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Contorno


PARTE III, HISTORIA DEL COLPER. Golpe a la colegiación obligatoria marcó los años 90

Tatiana Gutiérrez Wachong. | Miércoles 18 de Septiembre, 2019

Al cumplir su segunda década, el Colegio de Periodistas de Costa Rica alcanzó ya una madurez institucional y organizativa, sin embargo, en 1995,  sufrió un duro golpe,  tras la sentencia de la Sala Constitucional que derogaba la colegiación obligatoria y debió reinventarse.  

El derecho al timbre, la libertad de expresión, la colegiación obligatoria y ejercicio legal de la profesión caracterizaron el final de los ochentas y principios de los noventas. 

También, se destinaron recursos al proyecto del Museo de la Comunicación, “como una forma mediante la cual el Colegio de Periodistas le restituye a la comunidad parte de lo que ésta le entrega por concepto del pago del timbre a la publicidad”, según consta en declaraciones de Carlos Longhi, en el acta de la Asamblea General 82-90.  

Se modernizó  el equipo de cómputo y se fortaleció un centro permanente de capacitación en agosto de 1992.  

Además, se crea la Galería “Olga Espinach”, dirigida a esa mujer periodista reconocida a nivel nacional y fundadora de la Casa del Artista en Costa Rica, según consta en el libro de María Elena Rodríguez: “Historia del Colegio de Periodistas de Costa Rica”. 

Las Juntas Directivas de esa década trabajaron por beneficiar al colegiado y por eso,  aprobaron por unanimidad el Código de Ética y el Reglamento del Tribunal de Honor para el trámite de quejas y una tabla de honorarios del profesional periodista, tal y como lo detalla el acta 86-91.  

Se firmó un convenio entre el Colegio de Periodistas y la Escuela de Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica,  en 1993, y se ejecutó en la Escuela de la informatización (micro-computadoras), así como la red internet de la Sala de Redacción Joaquín García Monge, programa impostergable a la luz de las tecnologías de punta y acercamiento del esperado “Siglo de la Comunicación”.   

La institución aportó la suma de ?2,2 millones y a cambio la Escuela firmó un convenio de cooperación, según consta María Elena Rodríguez en su libro.

En ese año, también se estructuró un plan dentro de la Semana de la Prensa como una actividad propicia para dicha rememoración.  

El 24 de abril de 1991, de acuerdo a una resolución de la Procuraduría General de la República, se aprobó la incorporación de los relacionistas públicos y publicistas. 

En 1992, la Junta Directiva acordó crear el Centro de Capacitación Permanente (C.E.C.A.P.), con el propósito de aprovechar todas las posibilidades de formación para los agremiados (acta número 92-92).

Sin embargo, fue a partir de noviembre de 1993 que comenzó tal y como lo explica el presidente de la Junta Directiva, Manuel Emilio Morales,  una ardua lucha, para defender el derecho a la libre expresión del pensamiento del periodista.  (Acta 96-93).   

En la misma coyuntura, el libro de María Elena Rodríguez, habla del  enfrentamiento que surgió entre el Colegio y las empresas privadas de comunicación por la colegiatura obligatoria, en particular, por la pugna del órgano gremial con la Universidad Autónoma Centroamericana (UACA) creada en 1973.  

El Colegio se negaba a aceptar a los agregados de la Escuela de Periodismo de la UACA, que gradúo sus primeros licenciados a partir de 1978.  

Luego de un largo proceso, la Asamblea Legislativa, en 1981, decidió a favor de la UACA y abrió las puertas a todas las universidades privadas por Ley 6693 artículo 14. 

A las puertas de la derogación de la colegiatura obligatoria, la Junta Directiva de 1994, presidida por Adriana Nuñez, la primera mujer periodista en ocupar este cargo, defendió enérgicamente el Colegio y a sus agremiados, según consta en la Acta 97-94.  

“En ese momento, se registraron persecuciones contra la corporación, además de las acciones de inconstitucionalidad y los recursos de amparo presentados por colegas.  

Por lo que, la administración no solo se interesó en enfrentar esos casos y eso demandó una erogación de 9 millones de colones”, según consta en el acta 100-94.

Durante esa época, el Colegio de Periodistas se fortaleció para prepararse a al fallo de la Sala Constitucional, en mayo de 1995, mediante el cual, se declaró inconstitucional el artículo 22 de la Ley Orgánica del Colegio que establecía la colegiación obligatoria para ejercer la profesión de periodista y comunicador.

Así,  concluyó un proceso emprendido por la Sociedad Interamericana de Prensa, organismo internacional que representa a las empresas privadas de comunicación de mayor capacidad económica del continente, que se constituyó  en el abanderado de la lucha contra la colegiatura obligatoria.   “Cuando se derogó la colegiatura obligatoria, en 1995, la institución experimentó un punto de inflexión, que conllevó a iniciar un proceso de reestructuración, abarcando el replanteamiento de su misión y visión”, destaca la autora Rodríguez.

Esta resolución contempló la reorganización administrativa, la modernización informática, la capacitación, la sistematización jurídica, entre otras transformaciones.

 

 

Adriana Núñez: la primera mujer que llegó por elección a la presidencia del Colper

Por George Rodríguez Oteiza

Al señalarlo, Adriana Núñez, quien ejerció el cargo en 1994 –cuando también era directora de Radio Monumental-, señaló que “yo fui la primera mujer en ser electa presidenta”, y reflexionó que, “en el gremio, habían pasado veinticinco años, y eso era tierra de hombres, y, sin embargo, bueno, yo llegué a abrir camino”.

Durante su mandato, Núñez desarrolló acciones en materia de libertad de prensa y de derechos de las mujeres en el ejercicio del periodismo.

Así, participó en reuniones regionales e internacionales, foros en los cuales, “di muchas conferencias sobre libertad de prensa, y derechos de las mujeres periodistas, equidad salarial, oportunidades, jornada de trabajo, etcétera, y las di sin gastar recursos del colegio, porque fueron con invitación”, tanto de organizaciones gremiales de países latinoamericanos como de entidades como la Comunidad del Caribe (Caricom).

También asistió a un congreso mundial de periodismo, en Praga, la capital de la República Checa, convocado por la Organización Mundial de Periodistas, actividad en la cual representó al Colper.

Allí, “fundé la Oficina para los Asuntos de la Mujer Periodista”, indicó.

Núñez también cumplió acciones a nivel nacional -fortalecer el componente ético del periodismo, y, en el plano institucional, mejorar las finanzas de la entidad.

“Me focalicé, primero, en una lucha por mejorar el nivel del ejercicio profesional, de que hubiese ética, en el ejercicio profesional”, relató, para agregar que, asimismo, “cumplimos con los presupuestos, y fue muy relevante, también, que yo encontré, el Colegio de Periodistas, con sus finanzas en rojo”, de modo que “se contrató un administrador”, y, “al fin de mi período, el colegio tenía superávit, o sea, tenía ganancia”.

Además, su administración fortaleció el Fondo de Mutualidad, mejoró la infraestructura de la finca, y puso énfasis en el apoyo legal para aquellos periodistas quienes, en sus respectivos medios, eran objeto de censura.

Núñez señaló que, si bien los períodos presidenciales son notoriamente breves, “nosotros tuvimos una cara externa muy fortalecida, y logramos, a nivel interno y externo, una posición muy fuerte, y cosas muy importantes, no sólo para los periodistas sino, también, para la gente que recibe el material que procesan los periodistas, porque, entre mejor fueran los periodistas, y entre más tranquilidad tuvieran para trabajar, mejor sería la información que la gente iba a recibir”.

 

--------

 

José Luis Valverde: El presidente del cambio generacional y del inicio de una década

 

El ejercicio de la presidencia del Colper, por parte de José Luis Valverde (1989,1990) se enmarcó en una doble coyuntura: la transición generacional, y el inicio de la última década del siglo 20.

También fue un período caracterizado por un impulso al reconocimiento, como profesionales, de los periodistas quienes se desempeñan en el área de prensa de las instituciones estatales, algo que Valverde señaló como un esfuerzo clave.

“A mí, me tocó vivir una época de transición, en la historia del Colegio de Periodistas de Costa Rica”, ya que “venía de una serie de figuras que habían ocupado el cargo de presidente”, entre quienes mencionó, a manera de ejemplo, a Rolando Angulo, Javier Rojas González, Rodrigo Fournier, Armando Vargas.

“Y, de repente, en ese contexto, irrumpe una nueva generación, y fue cuando me tocó asumir la presidencia del colegio, después de haber pasado un proceso, que se inició en la Segunda Vocalía, pasé por la Tesorería, ocupé la Vicepresidencia, y, finalmente, aspiré, dos veces, a la presidencia”, agregó.

De modo que, “hay un antes y un después”, marcado por el cambio generacional, que “fue como un parteaguas, en la vida institucional”, ya que “la profesionalización del periodismo, marcó hitos importantes, desde el punto de vista de la investigación, de la ética, del manejo de la información”, señaló el periodista, quien, al señalar que llegó, a la edad de 32 años, a la conducción de la entidad, como el presidente más joven que ha tenido el Colper.

El contexto de los dos períodos presidenciales de Valverde también incluyó el reconocimiento de los periodistas quienes se desempeñan en instituciones estatales –como es su caso, en la Caja Costarricense de Seguro Social, donde llegó a ser director de Prensa-.

“Una de las lucha que dimos fue el reconocimiento de la condición de profesionales, para los periodistas que laboraban en el sector público”, ya que, “antes de ese momento, prácticamente, no eran reconocidos, tenían un salario inferior”, relató.

El Colper acudió a la Procuraduría General de la República, la que reconoció la condición de profesionales de ese sector del periodismo nacional.

En opinión de Valverde, “ese, fue un paso muy importante”.

Agregar comentario

Comentarios

Videos

China celebró su 70 aniversario