Lunes 25 de Marzo, 2019
Criterium

América sólo unida podrá sobrevivir (primera parte)

Carlos Longhi Carvajal*
Martes 5 de Marzo, 2019

El eminente filósofo costarricense Moisés Vincenzi Pacheco, con hondo sentir panamericanista, nos convoca a los pueblos del norte y a los que vivimos al sur del Río Bravo, a que dejemos de culparnos por los errores cometidos en nuestras mutuas relaciones, y  que vayamos unidos al encuentro del futuro para  hacer de América  una patria grande: libre, justa y pacífica.

Escribo este artículo inspirado en la reflexión clarividente del eminente filósofo, periodista, escritor y educador costarricense Moisés Vincenzi Pacheco --hoy  casi olvidado--,  cuyo pensamiento en el campo político tiene en nuestros días gran actualidad. Y para hacerlo, utilizo como fuente el libro “MOISÉS VINCENZI presentado por Rodrigo Cordero“.

Don Moisés nació en Tres Ríos, provincia de Cartago, el 3 de febrero de 1895, y murió el 22 de marzo de 1964. Su padre fue Ceferino Vincenzi Bassi, un inmigrante italiano; su madre, costarricense, Susana Pacheco Fernández.  Constantino Láscaris, en su estudio sobre el “Desarrollo de las Ideas Filosóficas en Costa Rica”(1964), lo califica como “…el filósofo más maduro, completo y original que ha producido Centroamérica.” 

Don Moisés –con certera visión del futuro— trató hace más de 90 años,  con gran profundidad, uno de los temas esenciales para los habitantes del Nuevo Mundo: su porvenir.  Anunció el despertar del gigante dormido, de China, y el ascenso de los países asiáticos en general, y previó la conmoción comercial, social, cultural, económica y política que esto significaría para la civilización occidental y para  las otras culturas, particularmente  para nuestro continente, para   América.  De esto nos previno con gran sabiduría, tanto a los americanos del norte como a los del sur, a fin de que estuviésemos preparados. Amante de la paz, siempre condenó la guerra como medio para resolver los conflictos entre los estados; pero nos dejó claro que, desunidos y enfrentados los del norte contra los del sur, América  se convertiría de nuevo en tierra de conquista.

La inspiradora carta que dirigió a los “Jóvenes Intelectuales de los Estados Unidos de Norte América”, debería ocupar el primer lugar en el prontuario de los dirigentes políticos de nuestro continente, y de todos los que aspiren a serlo. En ella, crudamente, les recuerda a los jóvenes norteamericanos los abusos y crímenes cometidos por los dirigentes de su nación impulsados por el espíritu de dominación y el afán insaciable de lucro, en sus relaciones con los países de Iberoamérica, y, como contrapartida, desnuda con la misma crudeza nuestra indolencia y el entreguismo al poder extranjero de las clases dominantes en los países al sur del Río Bravo.

Pero no se queda ahí. Reflexiona con hondo sentir panamericanista, y aconseja, que tanto allá como aquí, pongamos fin a esa caduca y destructiva actitud de división, de confrontación; que dejemos de culparnos unos a otros y echarnos en cara la responsabilidad de la nefastas consecuencias de tan insensatas conductas, que sólo daño y dolor han producido para la inmensa mayoría de los habitantes de nuestro continente. Nos llama a que, unidos fraternalmente, salgamos al encuentro del futuro para hacer de América, desterrando el egoísmo, los nacionalismos irracionales, los privilegios injustos, la explotación inhumana de pueblos enteros, la codicia, el afán insaciable de poder y de riqueza, una patria grande con libertad, con paz y con prosperidad para todos, comentó Vicenzi  

 

*Expresidente

Colegio de Periodistas de  Costa  Rica

 


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario