Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 577.82585.88
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Criterium


Degradación del periodismo profesional, una injusticia estatal

Luis E. Barahona Monge | Viernes 6 de Septiembre, 2019

Los problemas que arrastra el periodismo actual no son de comunicación, sino de injusticia y al conjunto de principios y reglas éticas que regulan y guían una actividad profesional, que no quieren ser reconocidas por políticos y juristas costarricenses, dejando por la libre el ejercicio el ejercicio de nuestra profesión.

Salta a la vista que nunca se habían tenido más medios de comunicación social que hoy, gracias a los virulentos avances tecnológicos, y sin embargo, nunca habíamos asistido a una degradación como la del periodismo actual, pues gracias a erradas interpretaciones de unos legisladores y a las manipulaciones en unos empresarios, los periodistas profesionales son desplazados por unos seudoperiodistas que ejercen la profesión sin ética de ningún tipo. Basta que tengan desfachatez, osadía y poca ética para que las empresas mediáticas los acojan con entusiasmo. Lo que importa es tener rating y no calidad de contenido.

A los profesionales del periodismo, sin embargo, se les explota con ridículos salarios, sabiendo que miles de aficionados esperan atentos para introducirse en las redacciones. ¿Qué diríamos de la Medicina, de la Jurisprudencia, de la Arquitectura o de la Ingeniería, si cualquier aficionado pudiera ejercerlas?

Pues esto en el periodismo está ocurriendo y los efectos los estamos constatando cada día y a todas horas. Los empresarios saben que el éxito de los medios está asegurado echando a la audiencia: chismes, infamias, rumores, escándalos y confesiones íntimas.

La mayoría de los seudoperiodistas se han sometido a los poderes dominantes llamados dinero, política y fama. No importa que ninguno de esos esclavos sea recordado por la historia de la ética periodística, porque lo que el periodismo domesticado de ahora, lo que quiere es servir a los tres poderes para ascender al cuarto poder. Es más, las mismas empresas los premian con buenos honorarios con tal de que produzcan audiencia que es lo que hace dinero. Los políticos los distinguen con buenas poltronas para prescindir de los no sometidos. Y la fama los aureola con reconocimientos como “hombres de paja” de la sociedad.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) define que, un veterano es la persona que ha desempeñado durante mucho tiempo una profesión, y además define la RAE que periodista es aquella persona que está legalmente autorizada para ejercer el periodismo.

En 1972 tuve mi primer contacto con la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (CCC) de la Universidad de Costa Rica, en 1976 me incorporé al Colegio de Periodistas de Costa Rica como bachiller en periodismo y en 1986 obtuve mi licenciatura en C.C.C. para que el 31 de mayo de 1989 se me acreditara el título der maestría en Administración de Empresas (MBA) de la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

Hoy, tras 47 años de estar ligado a esta profesión y 43 de ellos colegiado, con orgullo puedo decir que pertenezco a un selecto grupo de colegas que cumplimos con los dos requisitos antes mencionados para llamarnos veteranos.

Pero, con pesar debo decir que esta hoja de vida muy pocos de los jóvenes estudiantes de periodismo en Costa Rica la podrán exhibir, pues no es casualidad que el cociente de frustración tienda a ser particularmente elevado en los jóvenes con estudios en nuestra profesión, ya que cuanto más aumentan las expectativas, a las que también contribuye un título académico, mayor será la desilusión al comprender que, a pesar de cualquier título, uno resulta invisible para la sociedad gracias a las desacertadas decisión de la Sala Cuarta.

 

Agregar comentario

Comentarios

Videos

China celebró su 70 aniversario