Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 577.82585.88
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Criterium


Misión asumida por periodistas profesionales, de fiscalizar la cosa pública, puesta en peligro una vez más

De Jimen Chan Soto Periodista profesional Carné 136 Colper | Viernes 23 de Agosto, 2019

SEGUNDA PARTE

 

Concordamos en que las sociedades democráticas liberales deben eliminar de sus ordenamientos jurídicos las restricciones al ejercicio de la investigación periodística, aun cuando ello exija previamente debatir los límites del espacio público.

En este momento, aunque parezca mentira, desde el Poder Judicial, concretamente la Sala Constitucional, una nueva aparente amenaza se yergue, paradójicamente en nombre de la libertad de expresión e información, al establecer ésta (por lo que conocemos derivado de su boletín de prensa), que no se requiere ninguna formación específica (título universitario de periodista) para ejercer esta profesión, en otras palabras, para indicar que cualquiera puede ejercer su libertad de expresión e información, se plantea que no existe la profesión de periodista, puesto que no se necesita un título para ejercerla.

En realidad esta circunstancia o coincidencia de campos de acción no implica que todos los ciudadanos puedan ejercer como periodistas o llamarse a sí mismos periodistas, esto es, que tengan la facultad de BUSCAR, RECIBIR Y DIFUNDIR INFORMACIÓN Y OPINIONES como tales, podrán ejercer estas acciones en un medio de comunicación si los contratan, pero la libertad de expresión nos los convierte por ello en periodistas, tendrían que obtener un título en una universidad primero, caso contrario serían ciudadanos con algún título profesional o no, ejerciendo su libertad de expresión, practicando lo que bien podríamos llamar un periodismo ciudadano.

“El periodista ha de ser un especialista, pues a nadie le gustaría entrar en un hospital y ser atendido por un contable, o ser defendido en un tribunal por un veterinario”, etc., etc.

Es necesario subrayar que nunca antes en la historia de la humanidad, los habitantes del mundo han tenido tanta libertad de ejercer su libertad de expresión como en la actualidad, lo que por otra parte constata que quienes la limitan en alguna forma han sido las empresas de comunicación, que ejercen el papel de “gatekeepers” (dueños de la puerta), al definir qué se publica y qué no, y aquí es donde se vuelven a entrecruzar la libertad de expresión con el derecho a la información veraz.

Precisamente en estos momentos se están conmemorando los 50 años de existencia, tanto de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica, es decir, del reconocimiento oficial por la máxima institución de educación superior del país, del periodismo como una profesión, como de la fundación del Colegio de Periodistas de Costa Rica, que nació para vigilar el sano y ético ejercicio del periodismo.

Es necesario anotar que Costa Rica llegó un poco retrasada al establecimiento del periodismo como carrera universitaria, incluso en comparación con el resto de los países centroamericanos, no se diga de Sudamérica y Norteamérica, en cuyos países se abrieron las carreras de periodismo en diferentes universidades a principios del siglo pasado, en otras palabras, en nuestro continente la profesión de periodista tiene más de un siglo de existencia, pero si pasamos al continente europeo la historia se hace más longeva: la primera tesis doctoral sobre periodismo, “De relationibus novellis”, fue defendida el 8 de marzo de 1690 en la Universidad de Leipzig, por Tobías Peucer.

Ahora la Sala Constitucional viene a indicarnos que el ejercicio del periodismo no requiere la existencia de esta profesión, bajo el entendido de que todos los ciudadanos tienen el derecho a ejercer su libertad de expresión e información, esto es, que como cualquiera tiene el derecho a deambular por los mismos predios que un periodista realiza su labor, por tanto, ejercer el periodismo, ergo, la profesión, no existe, puesto que no es necesario poseer un título para ejercerla. Siglos de historia borrados por una decisión de cinco jueces, aunque la Corte Interamericana de Derechos Humanos no puso en duda la legitimidad de la existencia de un Colegio de Periodistas y de sus miembros, los periodistas profesionales.

Estamos claros, el periodismo puede ser ejercido por cualquier ciudadano, ya que todos los seres humanos tenemos el derecho a nuestra libertad de expresión e información. Pero pasar de aquí a determinar jurisprudencialmente que no existe el periodismo como profesión, a pesar de que sólo en el seno científico de los Departamentos de la Sección de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España, por ejemplo, se ha propiciado la elaboración de 239 tesis doctorales (¿cuántas más se habrán realizado en el mundo?), puesto que no se requiere un título para ejercerla, es desandar el camino de progreso de casi toda la humanidad hacia la consecución de un mundo cada vez más libre, y desconocer que el periodismo, por tanto el periodista, se ha constituido, a lo largo de la historia, en un garante y protector especializado de este preciado derecho, no en un conculcador del mismo como algunas autoridades pretenden sugerir.

Agregar comentario

Comentarios

Videos

China celebró su 70 aniversario