Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 576.71583.86
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Criterium


Preguntar y entrevistar: una misión de respeto

Adriana Nuñez Artiles * | Jueves 25 de Enero, 2018

Para quienes ejercen el periodismo de manera profesional, preguntar y entrevistar tienen prácticamente el mismo objetivo: facilitar que una fuente nos provea la mayor cantidad de información, de manera que al transmitirla a los receptores del trabajo periodístico, estos puedan formarse una opinión más clara sobre el tema que se está tratando.

Dicha labor se debe realizar entonces, con la mayor objetividad  y respeto posibles, para que el juicio particular o mediático, no se convierta en candado que cierre la fuente informativa, sea ésta de la índole que sea, y para que el usuario de los servicios informativos no se vea privado de contar con los datos necesarios, sobre todo cuando de ellos dependen en gran medida, decisiones importantes tales como el voto. 

Entre más hable un interlocutor, más reacciones y planteamientos tendrán los receptores a mano, antes de elegir qué hacer. Recordemos que un pueblo como el nuestro, tiene una enorme capacidad para procesar y digerir la información. No lo subestimemos.

De ahí que las preguntas de los periodistas deben estar sustentadas, ser claras y directas, para que produzcan respuestas amplias. Paralelamente, las frecuentes interrupciones a quienes hablan, deben evitarse, pues el tiempo de entrevista es valioso y lógicamente es preciso centrarlo en la fuente y no destinarlo a la exposición pública de las opiniones del entrevistador.

En el caso del periodismo interpretativo, el juicio de quien realiza esta función se puede esbozar, únicamente si –con prueba en mano- el periodista puede al momento de realizar su trabajo, cotejar las respuestas con material fidedigno, recabado con anterioridad, que muestre que ellas difieren diametralmente de lo actuado.

En esta campaña electoral hemos visto actuaciones que contradicen estos preceptos éticos, no sólo a través de la manipulación de titulares y declaraciones sacadas de contexto, por parte de algunas personas que realizan función de periodistas en medios de comunicación, sino también porque miles hemos sido testigos de juicios mediáticos tremendamente dañinos al quehacer periodístico.

Y es que la irrenunciable labor de denuncia de la prensa, debe por supuesto basarse en la recolección de pruebas contundentes; jamás en especulaciones, agresividad o persecución y mucho menos en la tergiversación de la información. Tampoco en si la fuente informativa es santo o no de la devoción del medio o del profesional periodista.

Ni el tono, ni las ideas, ni las actuaciones de fuentes y entrevistados, pueden perturbar la obligación moral del entrevistador de respetar la libertad de expresión del resto de los mortales, tanto como nos gusta que respeten la nuestra.

En esta Democracia de larga data es importante que los periodistas contribuyan con su ejemplo, a educar a los receptores para que también ellos –sobre todo los jóvenes en formación- sepan respetar las opiniones de quienes tienen distinta postura, manera de ser, credo, religión o ideología.

 (*) Ex Presidenta del Colegio de Periodistas de Costa Rica

Agregar comentario

Comentarios