Primera Plana
Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 563.46570.32
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR

Los criterios emitidos en los artículos publicados en esta sección son responsabilidad exclusiva de los autores. Primera Plana no comparte necesariamente las opiniones aquí expresadas.

Su Criterio


Carlos Cortés: una pluma privilegiada

Adriana Núñez Artiles adrianartiles@yahoo.com | Lunes 19 de Mayo, 2014

Entre mis múltiples defectos no está, afortunadamente, el de la mezquindad. Y por eso, a pocas horas de terminar la lectura de la novela de Carlos Cortés, Larga noche hacia mi madre, publicada bajo el sello Alfaguara, me veo en el deber sincero y solidario de reconocer en mi estimado colega, un talento que trasciende la estrecha frontera josefina de la pala y el serrucho.

Disfruté la lectura de ese libro por su precisión idiomática, su profuso juego de imágenes literarias, el emotivo y descarnado contenido y ¿por qué no confesarlo? la intensa similitud del personaje con mi propia e intrincada relación familiar.

Carlos Cortés, siempre ha sido para mí un periodista y escritor serio, acucioso, informal en su atuendo pero formal en su trato, de mirada bondadosa y caluroso apretón de manos, características comunes a muchos de los que integramos esta generación polémica y multifacética que abrió sus ojos a inicios de la década de los sesenta.

He leído algunos de sus trabajos anteriores y me han gustado. Más hoy estoy sencillamente feliz al reconocer en su pluma, la capacidad de trasmutar a palabras, hondos y complicados sentimientos que en muchas ocasiones y aunque el corazón lo pida a gritos, no podemos expresar. Con su obra, Carlos ha logrado, al menos para mí, zanjar el miedo a enfrentar realidades que durante años han permanecido ocultas en recónditos rincones no solo del trinchante o la veladora, sino también del alma.

Aprendí a leer siendo aún muy niña, mucho antes de llegar incluso al primer grado. Desde entonces conservo el hermoso hábito de la lectura, aunque lamentablemente, en los últimos dos años, la he abandonado un poco en virtud de las horas que dedico a monótonos menesteres laborales.

Pero cada cierto tiempo, cuando una obra como la de Cortés nos sacude las entrañas, esta pasión retorna abriéndonos el pecho y la mente a un sinfín de nuevas experiencias y emociones.

Gracias Carlos, por escribir tan bien. Merecido el premio a su novela. Ojalá sirva este breve comentario para que muchos la lean.

*Periodista

Agregar comentario

Comentarios