Primera Plana
Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 563.46570.32
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR

Los criterios emitidos en los artículos publicados en esta sección son responsabilidad exclusiva de los autores. Primera Plana no comparte necesariamente las opiniones aquí expresadas.

Su Criterio


¿Por qué a los gobiernos les cuesta comunicar?

Harold Hütt Herrera* harold.hutt@ucr.ac.cr | Lunes 19 de Mayo, 2014

En el transcurso de 15 años de experiencia en el sector gobierno, tuve la oportunidad de identificar algunas de las razones que impiden una comunicación fluida y comprensible desde el Gobierno y hacia los ciudadanos. A continuación enumero algunas de mis conclusiones: 

1. Creer que el éxito de la comunicación depende de una persona. Se ha discutido mucho sobre cuál debe ser el perfil de un Ministro de Comunicación, cuando la acción individual de un miembro del gabinete no tendría mayor repercusión y éxito en este proceso, sino se cuenta con un equipo interinstitucional.

2. Carencia de esfuerzos de coordinación. Todo gobierno debe contar con estrategas de comunicación que contribuyan a generar una agenda pública concordante con sus prioridades y acciones, de manera consecuente con las promesas electorales y su plan de gobierno. Para esto, no sólo existe un Ministro de Comunicación, sino toda una red de profesionales conformada por las oficinas de comunicación de las respectivas instituciones, pero hasta la fecha, poco articuladas.

3. Ausencia de un vínculo entre las prioridades de la administración y las de comunicación. La comunicación en general ha obedecido a las prioridades de los jerarcas de turno, y a la gestión interna de las instituciones, pero sin que esto responda a pautas y políticas debidamente estructuradas desde Casa Presidencial.

4. Se ha recargado en funciones a las oficinas de comunicación, y el trabajo es poco reconocido. A pesar de que estas oficinas generalmente cuentan con pocos funcionarios, son recargados en funciones y horarios, en la mayoría de las ocasiones, sin la concordante remuneración. Por otra parte, en muchas ocasiones su gestión es atribuida a la casualidad y el interés de los medios en cubrir la institución, desconociendo el esfuerzo y energía que demanda realizar una gestión de prensa oportuna, efectiva y responsable. Es importante resaltar que estas oficinas deben encargarse de realizar, entre otras cosas, la gestión de medios, planificación de la comunicación, generación de contenidos, administración de sitios web, producción de materiales informativos, generación de relaciones directas con grupos de interés, atención de consultas, asesoría a los jerarcas, cobertura de eventos y giras -usualmente fuera de horarios y fines de semana-, entre muchas otras.

5. Subutilización de las herramientas de comunicación. las redes sociales y los espacios virtuales se han convertido en una moda, generalmente administrada por algún entusiasta de la tecnología designado por la administración de turno, pero en muy escasas ocasiones esta tarea es realizada por estrategas de comunicación. En razón de lo anterior, vemos con frecuencia mensajes carentes de contenido y sentido de relevancia.

Es por estas, entre otras razones, que los gobiernos han sido deficitarios en esta materia, a pesar de que los medios destinan una cantidad importante de sus espacios al acontecer gubernamental, gracias a su interés legítimo en cumplir con su labor informativa.

Resulta entonces contraindicado y sorprendente la reciente declaración de un diputado electo, afirmando que lo procedente es cerrar o minimizar aún más a las oficinas de comunicación de las instituciones, yendo esto en contra de la lógica y la recomendación de los principales expertos internacionales en este campo. Recordemos por favor que el gobierno tiene la obligación legal, ética y moral de informar y de rendir cuentas al país.

*Docente de la Universidad de Costa Rica
 

Agregar comentario

Comentarios

Videos

STOP: dejando el adultocentrismo
Reforma fiscal y microempresas periodísticas
-->